Slackline: Guía para principiantes

¿Quieres practicar un deporte arriesgado y con mucha carga de adrenalina? Si todavía no conoces el slackline, pon atención a esta guía para principiantes. ¡Seguro que estás deseando conocerlo en primera persona!

¿Qué es slackline?

El slackline es un deporte de equilibrio en el que se utiliza una cinta plana, generalmente de nylon o poliéster, que se engancha entre dos puntos de anclaje, que suelen ser dos árboles. Esa cinta se tensa para intentar guardar el equilibrio sobre ella. De hecho, la palabra slackline se traduce como ‘línea floja’, aunque en español se conoce a este deporte como ‘cinta tensa’.

Variantes del slackline

El slackline o cuerda floja se ha convertido en uno de los ejercicios de moda en los últimos años y, si te parece aburrido, es porque todavía no conoces la cantidad de variantes que ofrece:

  • Trickline. Es su variante más conocida. Consiste en realizar trucos sobre la cuerda, que se sitúa a más de un metro del suelo (llegando hasta los 15 metros de altura entre los más valientes). El ancho de cuerda recomendado en esta modalidad es de 5 centímetros.
  • Waterline. En este caso, la cuerda se sitúa sobre el agua, lo cual implica la posibilidad de caerse y mojarse, así como una sensación continua de movimiento por el hecho de guardar el equilibrio por encima de un elemento líquido.
  • Longline. La cuerda, en este caso, tiene más de treinta metros de longitud, por lo que en esta modalidad de slackline el equilibrio hay que guardarlo durante más tiempo. El grosor de la cinta es de entre 2,5 y 3 centímetros.
  • Highline. Ésta no es una modalidad de slackline para principiantes porque la cinta se coloca a más de 20 metros de altura. Tampoco lo intentes si tienes mucho vértigo. No hay necesidad de pasar un mal rato. Pero, si te atreves, es la variante más espectacular.
  • Rodeoline. En esta modalidad, se coloca una cuerda sin tensión, lo que hace que sea más difícil caminar sobre la cuerda porque se produce un continuo balanceo.
  • Slackline yoga. Esta modalidad incluye posturas de yoga sobre la cinta, lo que implica hacer ejercicios de coordinación muy complicados mientras se guarda el equilibrio.
  • Windline. Esta modalidad se practica en condiciones de mucho viento. ¡Más dificultad!

 

Beneficios del slackline

Practicar este deporte ayuda a trabajar el equilibrio pero hay muchos más beneficios en el slackline. ¡Aquí tienes unos cuantos que seguro que te convencerán!

 

  • Mejora el equilibrio, la coordinación, los reflejos y las habilidades de motricidad.
  • Agudiza la concentración y el control mental.
  • Ayuda a enderezar nuestra postura corporal.
  • Permite fortalecer el cuerpo al completo.
  • Se practica al aire libre, lo que nos permite estar en contacto con la naturaleza.
  • Nos ayuda a relacionarnos socialmente porque es un deporte muy divertido para practicar con amigos.
  • Es tan beneficioso para los adultos como para los niños.

 

Consejos de slackline para principiantes

 

Consejos de slackline para principiantes

Si te hemos convencido y quieres empezar a practicar el slackline, ten en cuenta los siguientes consejos:

 

  • Procura mantener la mirada en un punto fijo y lejano.
  • Utiliza tus brazos para ayudarte a mantener el equilibrio.
  • Para avanzar, flexiona las rodillas.
  • Camina despacio, concentrándote en cada paso y cambiando el peso de un pie a otro.
  • Empieza por los extremos de la cinta, que son más estables.

Todo esto te ayudará a saber por dónde empezar con el slackline, pero no intentes tener prisa, porque lo más seguro es que no consigas atravesar la cinta entera el primer día. ¡Ten paciencia y constancia!

 

Errores más comunes al hacer slackline

Como decimos, es un error pensar que vas a convertirte en profesional del slackline en cuestión de horas. Pero no cometas ni ése ni estos otros errores:

 

  • Al principio es normal mirar hacia abajo, incluso sin querer. ¡Pero no lo hagas!
  • Cuando coloques tus brazos para guardar el equilibrio, relaja las muñecas. Si las tienes tensas, te caerás.
  • Mantén una respiración pausada, no te aceleres.
  • Busca el equilibrio sobre un pie cada vez. Es más sencillo mantener el equilibrio con un pie que con los dos al mismo tiempo. No intentes mantenerlos los dos, avanza cambiando el peso de un pie a otro.
  • No empieces por el centro de la cinta, es más inestable y estarás empezando por la parte más difícil. Eso te causará más frustración.

 

Te vas a caer muchas veces antes de lograr tu objetivo. Pero seguro que le cogerás el truco y te acabarás enganchando. ¿Te atreves a ir subiendo de nivel?

Be Sociable, Share!

This post is also available in: Francés Portugués, Portugal

Leave a Comment