Hacer ejercicio en ayunas: pros y contras

Existen ciertos criterios básicos a la hora de hacer deporte que nadie cuestiona, como el uso de ropa deportiva adecuada, unas zapatillas de deporte acorde a la actividad que vayamos a realizar, disponer de distintos accesorios (como es el caso de la esterilla, para evitar dañarnos la espalda)… Pero si eres de los que prefieren ir al gimnasio bien temprano, es posible que alguna vez te hayas preguntado acerca de la idoneidad de hacer ejercicio en ayunas. Entrenar con el estómago vacío, ¿es bueno o malo? Lo cierto es que hay estudios que avalan esta práctica, argumentando que es posible quemar más grasa que si hubiéramos ingerido alimentos antes. A continuación, abordaremos los pros y contras de esto.

Hacer ejercicio en ayunas

Es comprensible que, al no haber carbohidratos como fuente de energía, dado que no hay alimento al que recurrir, el organismo eche mano de las grasas corporales almacenadas a lo largo de la sesión de entrenamiento. El razonamiento, como ves, es bastante sencillo. Pero, ¿es una práctica apta para todo el mundo? Lo cierto es que no.

¿Es bueno para mí hacer ejercicio en ayunas?

No todas las personas son candidatas a realizar deporte con el estómago vacío. En general, es una fórmula únicamente indicada para quienes entrenan periódicamente y están acostumbrados a hacer deporte. Entonces, si estás plena fase de iniciación al deporte o vas al gym solo de vez en cuando, muy probablemente no sea algo para ti.

En el otro extremo, tampoco está recomendado para aquellos que desempeñan deportes de fuerza o resistencia, como es el caso del crossfit, halterofilia, body pump y otras clases dirigidas de este tipo. Se trata de actividades de alta intensidad que precisan que nuestros depósitos de glucógeno (al descomponerse los carbohidratos, se forma la glucosa y esta se almacena tanto en los músculos como en el hígado en forma de glucógeno) estén llenos.

En definitiva, ¿para quién está indicado hacer ejercicio en ayunas? Fundamentalmente para los ciclistas, triatletas o runners de larga distancia. Este grupo sí se beneficiará de una sesión de entrenamiento mucho más eficaz.

Pros y contras de entrenar con el estómago vacío

Si haces deporte habitualmente, puedes intentar iniciarte en esta práctica. Eso sí, se aconseja empezar por actividades de baja intensidad que sean aeróbicas, como la natación, el trote o montar en bicicleta, por ejemplo. Está claro que, al principio, los entrenamientos serán algo duros, pero, poco a poco, tus músculos irán acostumbrándose a la nueva dinámica. Veamos a continuación los principales pros y contras de hacer ejercicio en ayunas.

Ventajas

1. Quemas más grasa

Al no haber suficientes reservas de glucógeno, el metabolismo necesitará tirar de otra fuente de energía que, por fortuna, serán los depósitos de grasa. Es, por tanto, un interesante aliado para perder peso más rápidamente. Eso sí, ten paciencia porque los resultados no son inmediatos.

2. Favorece el rendimiento

En ciertos casos, hacer ejercicio en ayunas mejora el rendimiento. Esta máxima solo aplica a actividades de resistencia como los maratones o carreras largas. El organismo está mucho más ligero, por lo que puede aguantar mucho más el deporte de baja intensidad.

Contras

1. Sensación de fatiga

La Fundación Española del Corazón desaconseja totalmente esta práctica, pues, en su opinión, lo único que consigue es que nos invada la sensación de fatiga y cansancio y, además, puede aumentar los factores de riesgo de diversas dolencias.

2. No es apropiado para los ejercicios de fuerza

Como vimos anteriormente, si lo tuyo son los ejercicios de fuerza, deberías olvidarte de entrenar si haber desayunado antes. Recuerda que estas disciplinas son muy exigentes y requieren que los depósitos de glucógeno estén a rebosar. Tampoco es para ti si no eres un deportista demasiado activo.

3. Disminuye la masa muscular

Definitivamente, no hagas deporte con el estómago vacío si tu intención es aumentar masa muscular. Si buscas ganar volumen, es indispensable contar con una gran fuente de carbohidratos.

En conclusión, hacer ejercicio en ayunas es una práctica que tiene sus luces y sus sombras. Está claro que, para rendir al máximo, necesitarás ¡mucha energía! Y, por supuesto, disponer de la equipación deportiva idónea que, por cierto, puedes encontrar en Décimas.

Be Sociable, Share!

This post is also available in: Portugués, Portugal

1 comentario

Leave a Comment