Entrenamiento invisible: qué es y factores clave

Entrenamiento invisible

¿Has oído hablar de ese entrenamiento invisible que no ve tu entrenador pero que se refleja en tu rendimiento deportivo? En Décimas te explicamos qué es y cuáles son los factores clave que influyen en tu recuperación.

 

¿Qué es el entrenamiento invisible?

El entrenamiento invisible son todas las prácticas que, sin formar parte de nuestra actividad física habitual, influyen en nuestro rendimiento deportivo.

Es el resultado de todas las acciones anteriores y posteriores al ejercicio, y que tiene repercusión directa en nuestra evolución deportiva, así como en nuestras posibles lesiones.

 

¿Cuál es su importancia?

El entrenamiento invisible tiene tanta importancia o más que el entrenamiento físico, la técnica o la táctica deportiva.

Estas actividades al margen del entrenamiento en sí son las que nos permitirán acortar los períodos de recuperación, evitar sobrecargas y lesiones, reparar las fibras musculares con mayor rapidez o incluso los sistemas hormonales y los sustratos energéticos necesarios que se pierden durante el ejercicio.

Cuando hablamos de entrenamiento invisible, inevitablemente, tenemos que ligarlo a la filosofía de que ser deportista es un estilo de vida que hay que mantener todos los días las 24 horas.

 

Relación entre el entrenamiento invisible y la supercompensación

Entender el principio de supercompensación es esencial para definir el concepto de entrenamiento invisible.

 

Cuando entrenamos, nuestro cuerpo se somete a una carga de estrés que provoca fatiga y desgaste. Entre entrenamiento y entrenamiento, debemos reponernos para recuperarnos correctamente porque, si no lo hacemos, habremos acumulado una fatiga que no nos permitirá rendir igual en el siguiente entrenamiento. Además, si no nos recuperamos bien, también corremos un mayor riesgo de lesión.

 

En esa recuperación, tras un esfuerzo físico, tendremos que bajar la inflamación de nuestros músculos y tendones, reponer los nutrientes perdidos y liberar tensiones musculares.

 

Para ello, debemos tener en cuenta una serie de factores clave que tendrán una influencia directa en nuestro rendimiento deportivo.

 

Entrenamiento invisible: ejemplos y factores clave

El entrenamiento invisible, como vemos, es de gran importancia para el deportista. Se dice que es lo que diferencia a un buen deportista de un mal deportista.

Como decimos, el entrenamiento invisible engloba diferentes factores. Estos son los principales:

 

  • Alimentación. La dieta del deportista influye en su capacidad de recuperación. Seguro que conoces ejemplos de deportistas que, al cambiar de alimentación, mejoraron sustancialmente su rendimiento, dejando atrás las lesiones. ¡Hasta el mismísimo Leo Messi!
  • Descanso. Dormir el número de horas adecuadas es fundamental para mejorar el rendimiento deportivo, ya que se refuerza el sistema inmunológico. Pero debemos tener en cuenta la calidad del sueño más que la cantidad de horas que dormimos.
  • Hidratación. Nada como el agua para los deportistas. Consumir la cantidad de líquido necesario para recuperar los nutrientes perdidos nos ayudará a rendir mejor en el siguiente entrenamiento.
  • Hábitos saludables. Parece una tontería, pero la higiene diaria después del ejercicio es un factor clave en nuestro rendimiento deportivo. Si no hidratamos la piel, elegimos mal el calzado, no aplicamos crema en las zonas de fricción, no nos cortamos las uñas o utilizamos unos calcetines inapropiados, estaremos poniendo pequeñas ‘trampas’ a nuestro cuerpo para que no pueda rendir a su máximo nivel.

 

El entrenamiento psicológico, los estiramientos o la fisioterapia son otros factores que influyen en nuestro rendimiento deportivo. ¿Por qué? Porque también hacen que nuestro cuerpo y nuestra mente estén recuperados para el siguiente esfuerzo.

 

Seguro que has notado que, si no estiras correctamente antes y después de tus entrenamientos, tu cuerpo no tiene la misma capacidad para enfrentarse al ejercicio. Y, por supuesto, tu motivación o tu gestión del estrés son claves.

 

Por tanto, tu entrenamiento invisible de running es el que te permitirá mejorar tu rendimiento más allá de tus carreras diarias. Porque entrenar no solo consiste en practicar deporte, sino en comportarse como un deportista todo el tiempo.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment