Postura del guerrero: tipos y beneficios

postura del guerrero

La postura del guerrero del yoga (conocida como Virabhadrasana en sánscrito) es una postura con la que se ejercitan la fuerza, la movilidad, el equilibrio y la fluidez de movimientos. Existen tres variantes y todas ellas son de una gran exigencia física y mental. ¿Quieres conocerlas mejor y saber cuáles son sus beneficios?

 

Beneficios de la postura del guerrero

La postura del guerrero en yoga es una de las más conocidas porque ofrece muchos beneficios para cuerpo y mente. Veamos algunos de ellos:

  • Permite estirar la parte superior del cuerpo.
  • Ayuda a fortalecer las piernas y los glúteos.
  • Es buena para tonificar el cuerpo e incluso adelgazar.
  • Mejora tu coordinación, equilibrio y estabilidad corporal.
  • Ayuda a corregir la postura corporal.
  • Aumenta la concentración.
  • Permite relajarse y expulsar el estrés.
  • Mejora la respiración y la capacidad pulmonar.
  • Contribuye a aliviar el dolor en ciertas zonas del cuerpo.

Tipos de postura del guerrero en yoga

Una vez vistos los beneficios comunes que la postura del guerrero del yoga tiene para nuestro cuerpo y nuestra mente, es momento de diferenciar las tres variantes que existen (postura del guerrero 1, 2 y 3) y ver qué ventajas tiene cada una de ellas.

Guerrero 1 (Virabhadrasana I)

Para hacer la postura del guerrero 1 correctamente, coloca tu cadera hacia adelante y lanza una pierna hacia atrás describiendo un ángulo de 45 grados. Toda la planta del pie trasero debe quedar pegada al suelo, pero esto dependerá de tu movilidad y equilibrio, así que es normal que al principio sólo puedas colocar la punta del pie.

 

La pierna trasera estará completamente estirada y la rodilla delantera hará un ángulo de 90 grados, de forma alineada con el tobillo.

Los brazos se estiran hacia arriba, con las palmas tocándose, alejando los hombros de las orejas y la vista mirando hacia los pulgares. Tu torso estará ligeramente adelantado y deberás mantener el abdomen fuerte, pero sin tensionar la parte baja de la espalda.

Guerrero 2 (Virabhadrasana II)

La postura del guerrero 2 tiene cierta variación respecto a la primera, así que pueden empezar desde la primera posición para que la ejecución de la segunda sea más fácil.

La pierna trasera tendrá también un ángulo de 45 grados pero el pie apunta hacia afuera, no hacia adelante. Y, siempre, bien apoyado en el suelo para mantener el equilibrio. La cadera apunta hacia adelante y la pierna delantera hace un ángulo de 90 grados, alineándose con el tobillo.

La parte superior del cuerpo apunta hacia el lado, no hacia el frente, manteniendo la parte baja de la espalda estirada.

Los hombros están relajados, los brazos se estiran a la misma altura y la mirada llega hasta tu dedo corazón.

Guerrero 3 (Virabhadrasana III)

La postura del guerrero 3 es la más complicada y requiere de un gran equilibrio. Además, es bastante más diferente de las otras dos.

Hay una única pierna de apoyo, que debe estar estirada pero sin extender la rodilla por completo, y flexionando el pie de apoyo.

La pierna de atrás estará ‘suspendida’ en el aire y formará un ángulo de 90 grados con la pierna de apoyo, de forma que tu espalda esté lo más recta posible.

La cadera estará recta, con el abdomen fuerte y la zona lumbar erguida.

Los hombros hay que mantenerlos separados de las orejas, y las palmas de las manos se juntan como si estuvieras pidiendo perdón, pero aprovechando ese gesto para mantenerse más fuerte y en equilibrio.

Errores más habituales al practicar esta postura

Hasta ahora hemos hablado de la postura del guerrero con tres variantes pero la realidad es que, de ellas, pueden derivarse otras modalidades como la postura del guerrero humilde o la postura del guerrero pacífico. No vamos a profundizar mucho más en eso por ahora pero no está de más que sepas que toda postura puede tener un extra de dificultad.

Dicho esto, veamos qué errores se suelen cometer al practicar la postura del guerrero para que a ti no te ocurra:

 

  • Alzar demasiado los hombros.
  • No estirar adecuadamente la pierna trasera.
  • Arquear demasiado la espalda.
  • Colocar las manos torcidas.
  • No flexionar la rodilla delantera o de apoyo.
  • No colocar los brazos en la alineación correcta.
  • Mantener los hombros en tensión.

 

Recuerda que el yoga te ayuda a encontrar el equilibrio de cuerpo y mente, así que tómatelo con calma para hacer bien los movimientos y sacarle todo el partido. Recuerda que, si lo que buscas es combatir el estrés, también hay otras posturas de yoga para la ansiedad muy útiles. ¡Y la postura del guerrero es una de ellas!

Be Sociable, Share!

This post is also available in: Francés Portugués, Portugal

Leave a Comment